3.9.08

Paisatges marítims: les Illes Cíes


Ja fa dies que vam deixar enrera les Cíes, en l’estela d’un estiu que aviat arribarà a port, en el proper equinocci. Però el perfum de les illes continua omplint d’olor de mar els nostres records. Perfum d’algues i de terra humida, de bosc i de marisc. Vam arribar-hi a bord de l’Alefriz, el veler dels nostres amics atlàntics del bloc Una mirada a la Ría de Vigo. La Mar i en Haddock van ser uns amfitrions perfectes i els millors guies per unes aigües que tenen molt navegades.




Les Cíes pertanyen al Parc Nacional Marítimo-terrestre de les Illes Atlàntiques de Galícia i són un petit paradís natural. L’arxipèlag el componen tres illots: l’illa del nord o de Monteagudo, l’illa del mig o del Far, i l’illa del sud o de San Martiño. De fet, la del nord i la del mig estan unides per un istme de roques, formant una sola illa. Els visitants que a l’estiu s’acosten a Monteagudo, amb algun dels transbordadors que van i venen des de Vigo, Baiona i Cangas, ho fan amb bitllet d’anada i tornada pel mateix dia. I si es queden al càmping, l’estada màxima autoritzada és de 15 dies. Només el personal del parc té permís per viure-hi. El Robinson que vulgui fer de les Cíes la seva llar ho té difícil. De fet, segons em van explicar, a San Martiño hi ha alguna casa particular, però l’Administració té la intenció d’expropiar-la. Fora de temporada, les Cíes són de les sargantanes, els conills i les aus marines... I també d’alguns navegants afortunats, com la Mar i en Haddock, que s’hi acosten amb el seu vaixell. Per fondejar-hi cal demanar un permís que la patrullera de la Guàrdia Civil sol demanar a les embarcacions ancorades. L’Alefriz disposava d’un permís de dos dies.

Després d’una navegada a vela deliciosa, sota un ventet suau del nord, llençàvem el ferro davant de la famosa platja de Rodas, que ha estat qualificada com la millor del món. Rodas és una mitja lluna de sorra blanca, que uneix Monteagudo amb l’illa del Far. Quan fa sol, llueix com un somriure en la cara d’una noia bonica; una noia “de dent lluminosa i de geniva fresca”, que diria Josep Pla. Rodas és el somriure de les Cíes i fa que te n’enamoris a primera vista. Aquesta vegada, però, vam ensopegar un parell de dies una mica rúfols i les illes no van somriure gaire. Però, malgrat el mocador de núvols que les cenyia i del vel de boira que ocultava part del seu rostre, vam quedar captivats per la seva bellesa.




Dos dies donen per poc. Tot i això vam tenir el plaer de trepitjar la sorra immaculada de la platja de Rodas, que la marea, eterna bugadera, renta i planxa cada dia, i l’estén sobre la vora de l’aigua com un llençol net. Vam recollir un bon grapat de conxes de mol•luscs i crustacis, criatures marines que ara viuen una nova vida mineral. Vam furgar entre manats d’algues de colors vius i noms exòtics que la Mar, biòloga marina, ens va anar desgranant: Laminaria digitata, Uva lactuca, Fucus vesiculosus... I durant la nit, des de la coberta del vaixell, fondejat prop de la platja i a recer del vent del nord, vam contemplar extasiats la Via Làctia, un riu d’estrelles que corria sobre els nostres caps indicant, com un GPS sideral, el camí de pelegrinatge cap a la tomba de l’apòstol.

L’endemà el cel tenia color de ventre de burra. Però, a poc a poc, es va anar obrint i el sol va començar a jugar a fet a amagar entre els núvols, en un espectacle d’ombres xineses monumental. Al migdia va aparèixer l’Hidria Segundo, l’antic vaixell-aljub de vapor, que duia un grup de gent a visitar les Cíes. Ja en parlaré en una propera entrada, de l’Hidria, perquè pocs dies després vaig llegir a “La Voz de Galicia” que el vaixell es ven. Els armadors es lamenten de la manca de suport de l’Administració a les embarcacions patrimonials, que reben el mateix tracte que els iots d’esbarjo.




A mitja tarda, l’Alefriz deixava les Cíes i posava rumb a Bouzas. Des de la popa del veler vaig fer una última ullada a la platja de Rodas, per retenir el màxim nombre de detalls d’aquestes illes màgiques, batejades per Plini amb el nom d’Illes dels Deus o Afortunades. A mesura que ens allunyàvem, la deessa Natura ens va obsequiar amb l’últim acte d’aquest gran espectacle de llums i ombres que us he intentat explicar. Un mantell de boira espès es va desplegar sobre les Illes i les va anar cobrint a poc a poc. Finalment, van desaparèixer darrera del teló immens, mentre els raig del sol ponent s’escapaven per sota la cortina, a peu d’escenari. La representació s’havia acabat. Va ser per posar-se a aplaudir!

Aquí teniu unes quantes fotos de les Illes Cíes. La resta les trobareu a la meva pàgina del Flickr. No n’hi ha cap de terra endins, ni cap vista des dels fars, perquè no hi vam pujar. Però tant és, perquè estic segur que hi tornaré. Els meus llaços amb Galícia són cada cop més estrets i el retorn a aquelles costes és no només inevitable, sinó del tot imprescindible.









16 comentaris:

O´Fartura ha dit...

Hola Joan:
Vaya, vaya,...
Puen yo estuve por los Païssos catalans. Concretamente en Formentera.
Un saludo, y me alegro de tu regreso a la blogosfera.

naveganteglenan ha dit...

Enhorabuena, joan sol, por la navegación con los amigos blogueros y por las fotos, que hacen soñar :-)
Especialmente esas en que la niebla baja de las Cíes hacia la mar. Me alegro de que estés de vuelta.

Joan Sol ha dit...

Hola, Moncho!

Una vez más volví completamente enamorado de tu tierra y encantado con su gente. Sé que voy a volver a Galicia...

Formentera es otro de mis paisajes marítimos preferidos. En julio publiqué una entrada con unas diapos que hice la primera vez que estuve. No sé si tuviste ocasión de verlas... Te recuerdo el enlace y compartimos la experiencia.
http://elmareselcami.blogspot.com/2008/07/paisatges-martims-formentera.html

Yo también me alegro de volver a verte por aquí. Hasta pronto.

------------

¿Qué tal, navegante?

También celebro verte de nuevo. Efectivamente, las Cíes, como todas las islas pequeñas y hermosas, hacen soñar. Mi sueño, ahora, es alguna pequeña y desconocida isla de la Polinesia...

Espero acercarme pronto por tu blog.

O´Fartura ha dit...

Por supuesto que había visto tu post sobre Formentera.
Permíteme una breve reflexión sobre la calidad de tus fotos.
Tanto las de Formentera como las de Cíes son excepcionales, ojalá fuese yo capaz de hacer fotos así,...

Amiga Atlántica ha dit...

Bueno Joan Sol, después de este post yo creo que tendrías que considerar escribir algo de poesía :-) me ha gustado especialmente eso de que Rodas es la sonrisa de las Cíes, y es que no cabe duda de que la Ría inspira.
Lo escrito refleja que disfrutásteis de vuestra estancia en Galicia, lo que, como diría Don Juan Carlos, me llena de orgullo y satisfacción.
Coñas a parte, de verdad que os agradecemos muchísimo la visita, y estamos deseando que se repita lo antes posible.
Fue muy emocionante preparar vuestra llegada, y fue especialmente emotiva la llegada al aeropuerto, que la recuerdo con muchísima ilusión: dos enormes sonrisas en las bocas de una pareja catalana, para nada extraña, aunque no nos conociésemos personalemente.
Se que tanto Moncho de Singradura da relinga como Manuel de homes de pedra estarán de acuerdo conmigo en que tenis que volver para conoceros, verdad? y no digo nada de volver a ver a Fernando, Uxío y toda esa buena gente que hay por Arousa :-)
Bueno pues ahí queda eso.
Nosotros por nuestra parte estamos viendo la posibilidad de poder hacer una escapadita a mediados de Noviembre para ir al Salón Naútico, pero aún no hay nada seguro.
Respecto a lo de Formentera... perdón, me he perdido, no hablamos de las Islas Canarias?
Un fuerte abrazo a todos, y muy especialmente para Marta

Joan Sol ha dit...

Hola, Moncho.

Gracias por el cumplido, aunque no comparto tu entusiasmo en relación a mis fotos. Son resultonas, sí, pero tengo la sensación de que la mayoría no son más que postales bonitas. Creo que las fotos buenas tienen alma, porque contienen algo de la esencia del modelo. Y captar eso es muy difícil. Las fotos buenas se hacen con la cabeza, no con la cámara. La cámara sólo es un mero instrumento al servicio de una idea previa, de una intención, de una mirada sobre la realidad, de un punto de vista personal. Sin ese punto de vista, que procede de una reflexión previa, es muy difícil hacer fotos que transmitan algo. Hace años, en la era analógica, llegué a dominar bastante el instrumento -la cámara y sus mecanismos- y conseguí que apenas se interpusiera nada entre mi mirada y el modelo. Ahora, con las cámaras digitales, estoy reaprendiendo a hacer fotos. Todavía “noto” demasiado la cámara y su funcionamiento técnico me distrae del motivo a fotografiar. Además, creo que las infinitas posibilidades que ofrece la fotografía digital, paradójicamente, pueden impedir más que favorecer el sacar buenas fotos. Hacer mil fotos de un mismo motivo pensando que alguna saldrá buena, o disparar de cualquier manera, sin controlar la composición, las luces y la profundidad de campo, pensando “ya lo arreglaré luego con el Photoshop”, no me parece el camino más adecuado para hacer buenas fotos. Y es difícil no caer en esos “vicios”.

Por otra parte, tengo la teoría de que hacer turismo y hacer fotos son dos cosas muy distintas e incluso, a veces, incompatibles. Para mi hacer fotos es una actividad en si misma, como leer o escribir. Necesito concentrarme en lo que hago; en este caso, estudiar el modelo, descubrir las sensaciones que me produce y decidir el momento y el encuadre adecuados para tratar de captarlas. Y eso es incompatible con las prisas y la turistada. Este verano he visitado sitios muy fotogénicos y he sido incapaz de sacar alguna foto que valga la pena. No las veía… No he conseguido establecer ese “diálogo” imprescindible con el lugar y los resultados obtenidos son, en general, planos y decepcionantes.

Una vez me planté con la cámara ante un campo de trigo. Las espigas eran muy altas, de un color rubio intenso, que el sol hacía brillar, con algunas manchas rojo sangre de las amapolas. Era un inmenso mar amarillo mecido suavemente por la brisa. Me llevé la cámara a la cara y comencé a buscar encuadres. Pero recordé que la película era en blanco y negro, con lo cual el resultado sería una foto más bien gris. “Es malgastar película –pensé-, mejor dejarlo”. Sin embargo, había algo en aquel trigal que me tenía fascinado… Y, de pronto, lo vi: ¡era el viento! El viento ondulaba la superficie del trigo aquí y allá, y podía ver el avance de las ráfagas al inclinar las espigas y oír el suave siseo que emitían al frotarse unas con otras, como el fru-fru de un vestido de seda. ¡Ahí estaba la foto! Elegí una velocidad lenta con la idea de que las zonas mecidas por el viento quedasen movidas. Eso me obligó a diafragmar a tope, proporcionándome una gran profundidad de campo, sin problemas de enfoque. Y funcionó, ¡conseguí fotografiar el viento en un trigal!

Creo que la inmediatez y facilidad de la fotografía digital han adormecido mi capacidad de reflexión a la hora de hacer fotos. Pero, en el fondo, es culpa mía. He sucumbido a la tentación del consumo inmediato, de la comida rápida, como también ocurre en otros ámbitos de la vida actual. La buena fotografía es como la buena cocina, requiere amor al arte, dedicación, chup-chup, paladar, criterio… nada que ver con el fast-food. Con el digital corremos el peligro de caer en el fast-food fotográfico, que no digo que no tenga su utilidad, pero a mí, personalmente, me deja insatisfecho.

Bueno, Moncho, gracias por aguantarme el rollo y por darme pie para reflexionar en voz alta sobre todo esto que hacía tiempo que me bailaba por la cabeza.

Y tu, ¿no vas a contarnos nada de tus días en Formentera?

Laurus nobilis ha dit...

Sem palavras... Belíssimo!!!

Joan Sol ha dit...

Hola de nuevo, Mar.

Sin apartarnos de la realeza europea y como diría Marta, vuestra hospitalidad y atenciones nos hicieron sentir "como una princesa rusa antes del destierro". La verdad es que nos sentimos como en casa y creo que con esto está dicho todo.
Realmente fue una pena no disponer de más días para poder conocer personalmente a algunos de los amigos que hemos ido haciendo a través de los blogs. Pero ya habrá ocasión, porque, como le decía a Moncho, hace tiempo que Galicia nos tiene robado el corazón y seguro que vamos a volver.

Pues eso, como dijo MacArthur al tener que abandonar Filipinas: “volveremos” (bueno, el lo dijo en singular -"volveré"- porque iba sin su mujer; si no, seguro que hubiese dicho "volveremos"). Tal vez el próximo verano, para el Encontro de Embarcacións Tradicionais, que ya toca. Aunque si en los blogs, tabernas y otros antros de perdición se corre la voz de que en Canido dan posada al peregrino y enseñan -las Cíes- al que no sabe, pronto vais a tener una cola de navegantes y trotamundos llamando a vuestra puerta. Yo de vosotros me plantearía la posibilidad de abrir una “Posada del Almirante Benbow” en el Berbés y organizar viajes a la isla del tesoro –léase Cíes- con el “Alefriz”. Como decimos en Cataluña: “faríeu la primera pela, tu!” ;-)

Y en cuanto a lo de escribir poesía, lo intenté en mi época de adolescente devoto y enamoradizo, allá por el pleistoceno superior. Pero ya de mayor, con la cabeza mejor amueblada y el corazón más atemperado, comprendí que mis poemas no eran más que una colección de ripios y pareados casposos. Me temo, Mar, que nunca fui llamado por las musas; y si lo hicieron, supongo que se asustarían con mis poemillas bobalicones y almibarados, y saldrían cagando leches. El caso es que nunca jamás volvieron a soplarme verso alguno. Y a estas alturas de la vida no creo que tengan el más mínimo interés en llevarme por los caminos del Parnaso.

Veo tus abrazos… ¡y dos más!

Joan Sol ha dit...

Obrigado, Laurus.

Celebro que te hayan gustado las fotos, aunque con unas modelos como las Cíes siempre salen bonitas. Tus imágenes submarinas también me gustan mucho.

Saludos y hasta pronto.

Mar Roca i Sol ha dit...

Bones
Davant de les últimes accions d'Albert Rivera (c's) us proposo que el dia 11 de Setembre en els nostres blogs pengem l'Estelada. Una campanya que he començat sola i que necessita de tots. En el fons són les nostres cases virtuals. Passa'l . Aquí us podeu baixar l'Estelada www.marroca.blogspot.com
Salut

Joan Sol ha dit...

Hola, Mar (la de Cambrils)!

M'alegra tornar-te a veure per aquí, tot i que la qüestió que planteges s'escapa completament dels temes que tracta aquest bloc: el mar, els vaixells, la navegació tradicional, el patrimoni marítim, etc.; temes dels quals la política -la dels partits i els polítics- en queda completament al marge. Com pots comprovar, aquí ens troben gent de diversos països, cultures i llengües sense que aquestes qüestions representin el més mínim conflicte. Al contrari, cadascú s'expressa des de les seves posicions personals i en la llengua de la seva elecció, amb un respecte absolut per part de tothom. Tot el contrari, precisament, del que passa en el camp de la política. I vull que continuï sent així. A més, ja hi ha molts blocs i molts espais que tracten de política i que estan a l'abast de qui vulgui expressar-se políticament.

D'altra banda, no soc gaire amic de pàtries ni de banderes. Ni tan sols porto la del país d'abanderament del meu vaixell -l'espanyola, en aquest cas- que, per llei, estic obligat a portar. El dia que les banderes serveixin només per indicar el lloc on vius, en comptes d'indicar com ets i què penses, aleshores potser me'n penjaré alguna. El 12 d'octubre de l'any passat vaig publicar una entrada en què definia més extensament la meva manera de pensar sobre aquesta qüestió: http://elmareselcami.blogspot.com/2007/10/12-doctubre.html

Per tant, Mar, declino la teva invitació, tot i que personalment em sembla molt lloable que defensis aferrissadament allò en què creus i et desitjo tot l'èxit del món en la teva campanya.

A reveure, cambrilenca!

almagrande ha dit...

Excelentes fotografias, parabéns.

Joan Sol ha dit...

Obrigado, almagrande, y bienvenido a este blog. Aprovecho la ocasión para recomendar a todo el mundo que visite el tuyo, porque es fantástico: http://almagrande-ria.blogspot.com/

Me gustan mucho las fotos en blanco y negro sobre aspectos de la vida marinera portuguesa. Y también me gustan especialmente las de los veleros de la clase "Vouga", un barco que no conocía. Desde una de las entradas se puede seguir todo el proceso de construcción de una de estas hermosas embarcaciones, el "Almagrande". ¿Eres tu el propietario de esa belleza?

Encuentro muy acertado y sugerente el nombre de tu blog: "navegar é preciso", de uno de los poemás más conocidos de Fernando Pessoa, cuyos primeros versos dicen así:

Navegadores antigos tinham uma frase gloriosa:
"Navegar é preciso; viver não é preciso".
Quero para mim o espírito [d]esta frase,
transformada a forma para a casar como eu sou:
Viver não é necessário; o que é necessário é criar.

Antiguos navegantes tenían una frase gloriosa:
“Navegar es necesario, vivir no es necesario”
Quiero para mí el espríritu de esta frase,
adaptada su forma a lo que soy:
“Vivir no es necesario, lo necesario es crear”.

Sobre este poema y la máxima de Pompeyo que lo inspiró se han escrito muchas interpretaciones. De vez en cuando pienso en esa máxima -"Navegar es necesario, vivir no es necesario"- con la idea de escribir una entrada en el blog, pero no consigo llegar a ninguna conclusión. Para mí, navegar, vivir, crear... ¡todo es necesario! Puede que la vida no sea vida sin lo otro. Pero la vida es tan grande por si sola que, tal vez, el secreto de todo esté simplemente en vivirla.

Saludos, almagrande, y espero verte de nuevo por aquí.

almagrande ha dit...

Já por aqui passava há bastante tempo, sem no entanto ter deixado algum comentário. O almagrande é de facto meu,os Vougas são uns barcos fantásticos. Se algum dia vier a Aveiro, dê sinal de vida, pode ser que dê para darmos uma boleadela.
Abraço

Marco Marques

Lantia ha dit...

Bienvenido Joan!!
Ganas tenía de que volvieras, y menuda reentrada has hecho. Esta vez no solo son (como siempre) muy hermosas las imágenes que nos regalas sino que son superadas con tus descripciones, sensaciones....
Sí señor, las vacaciones te han sentado fenomenal, y yo que me alegro.

Lo dicho, rebienvenido y sigue deleitándonos con tus posts (te aviso que el Encuentro de Pedregalejo está a la vuelta de la esquina)

Joan Sol ha dit...

Gracias por la invitación, Marco. Lo mismo digo, si pasas por Barcelona y quieres navegar en un bote de vela latina, ya lo sabes.


------------

Hola, Lantia!

Me alegra mucho volver a saber de ti. Efectivamente, las vacaciones me han sentado estupendamente y de buena gana hubiese hecho como hizo Bernard Moitessier en 1968 cuando encabezaba una de las primeras regatas -si no la primera- alrededor del mundo en solitario: cuando ya subía por el Atlántico rumbo a Inglaterra, dio un golpe de timón, pasó de la regata y se fue para el Pacífico. Pero antes hizo llegar un mensaje a un carguero que se encontró por el camino en el que décía: "Sigo, sin hacer escalas, hacia las islas del Pacífico, porque soy feliz en el mar y quizás para salvar mi alma".

He visto que has dado un nuevo paso por el camino que te ha de llevar a dar tu propio golpe de timón. Muchos ánimos, y piensa que aunque el camino sea duro, la recompensa ha de ser grande.

Nos leemos.