18.9.09

El "Drac", un amor de vaixell

El Drac és un dels vaixells més bonics en què he navegat mai. És un disseny del genial William Fife III, de l’any 1889, però construït amb tècniques modernes (strip-planking) per la firma Chantier Naval Stagnol, una drassana de Benodet (França), que el comercialitza amb el nom de Seabird. El Drac era el somni de l’Andrés, patró professional que es guanyava la vida portant remolcadors, barcasses, golondrines i també algun iot privat. Un somni que ell va aconseguir fer realitat durant un temps, malauradament, massa curt.


Un vaixell del tipus Seabird, construït per encàrrec, és un caprici molt car. Es tracta d’un day sailer, és a dir, un vaixell ideal per fer sortides d’un dia, però que resulta incòmode i poc pràctic per anar de creuer amb tota la família. La concepció clàssica del buc, amb grans llançaments a proa i a popa, fa que l’espai habitable a l’interior sigui molt reduït. I crec recordar que no te WC. El vaixell és baix de borda i quan escora de seguida fica la regala de sotavent a sota l’aigua. La banyera és minúscula i amb prou feines hi caben les cames de dos tripulants, que van asseguts sobre coberta. Quan hi ha mar de proa, l’aigua escombra la coberta i entra directament a la banyera, de manera que si no portes roba d’aigües, et mulles el cul. La maniobra també és clàssica, sense stoppers, winches, mordaces, lazy jacks, ni cap d’aquests invents que faciliten el maneig de l’eixàrcia i el velam. I fer anar una major cangrea, amb botavara i pic, tres focs i una escandalosa requereix més d’un parell de braços. En aquest vaixell, qui no penca fa més aviat nosa.


Vaja, que... no és l’embarcació més pràctica i confortable del món. Fent un símil automobilístic, seria com comprar un Porsche per fer-lo servir com a utilitari familiar. Per aquest preu pots aconseguir un vaixell modern perfectament equipat per a creuer. Fins i tot un bon clàssic de segona mà, si t’agrada la fusta. Però l’Andrés s’havia enamorat del Seabird. I quan un s’enamora troba l’objecte del seu amor portador de totes les gràcies i virtuts; i es creu capaç de superar tots els obstacles i entrebancs que, amb el temps, amenacen d’enverinar la relació. Efectivament, superat el festeig inicial, l’Andrés es va trobar hipotecat, amb un vaixell que requeria atenció constant i que, a l’hora de navegar, estava més a prop de la vela lleugera que del creuer. I aquella bellesa flotant, que l’havia de fer el més feliç dels navegants, es va convertir en una càrrega i en un maldecap per a l’economia familiar. Finalment, se’l va acabar venent, cosa que no li va ser gens fàcil, i suposo que hi deuria perdre bous i esquelles.


Malgrat tot, comprenc l’Andrés i entenc que es begués l’enteniment per un vaixell com el Drac, perquè jo també em vaig enamorar del Corb Marí, ho confesso! Va ser un amor a primera vista. Feia molts anys que sospirava per un vaixell i quan el vaig veure en un anunci de la revista “Mardemars”, vaig pensar: “és aquest; és el vaixell que vull!” El vaig anar a veure a Mallorca i encara em va agradar més; i m’hi vaig llençar de cap sense sospesar pros i contres. Sabia que era un veler de regates força radical, amb un velam enorme, que no tenia motor... M’era igual, ja trobaria tripulació i sortiria del port a rem, com feien a Cala Gamba. Sí, tenia alguns inconvenients, però... era tan bonic!

Un cop el vaig tenir, van començar a sortir els “inconvenients”: llogar un amarrador, posar-li un motor, l’assegurança, els certificats, el manteniment, reparacions... I a l’hora de navegar, sempre anava curt de tripulació, sobretot amb vent. Més d’una vegada he pensat que potser em vaig equivocar i, fins i tot, vaig estat temptat de vendre’l i comprar un petit creuer de fibra, molt més pràctic. Però a mi m’agrada la fusta, mira! I de vaixells de fibra n’hi ha molts; en canvi, de Corb Marí, només n’hi ha un i el tinc jo. Sovint he escrit sobre el Corb i les sensacions de navegar amb un veler com aquest, ràpid, divertit, elegant, mariner... Un vaixell que desperta admiració allà on va.



Per tant, puc entendre perfectament l’Andrés, perquè a la canya del seu Drac un se sentia un privilegiat. Però en el meu cas, tot i que va ser una compra impulsiva, feta més amb el cor que amb el cap, vaig tenir el seny d’enamorar-me d’un vaixell adequat a les meves possibilitats, que puc mantenir sense que representi un gran sacrifici per l’economia i la convivència familiar, perquè aleshores és quan apareixen els conflictes. Potser per això, de moment, encara el tinc; perquè la satisfacció que em proporciona no m’obliga a pagar-ne un preu massa alt i, a la llarga, insostenible.

No sé que se’n deu haver fet del Drac. En conservo el bon record de dues sortides i unes quantes fotos, que són les que veieu aquí: d’una de les sortides, de Blanes a Premià de Mar, i d’uns dies que va estar fora de l’aigua per netejar-lo i envernissar-lo abans de vendre’l. Per Internet he trobat un parell de vídeos sobre el Seabird i la drassana Stagnol. Ja veureu quina preciositat de veler! I també entendreu perquè l’Andrés se’n va encaterinar. Espero que durant el poc temps que van navegar junts l’Andrés fos feliç.




10 comentaris:

Anònim ha dit...

Hola Joan!

Después de ver las fotos y los vídeos del post y la página del astillero sólo puedo decir que NECESITO un Seabird urgentemente!!!

Y eso que coincido contigo en que para ser un daysailer lo tiene todo en contra, empezando por los diez m de eslora y acabando por que te hace falta que tu familia cuente con Russell Couts y campeones olímpicos para salir a navegar.

Bueno el amor es así, yo sólo he visto las fotos y quiero uno. Supongo que si lo ves en persona te amarras al palo como Ulises.

Diego Riera.

Joan Sol ha dit...

Hola, Diego!

Pues ya lo sabes, para satisfacer tu necesidad urgente sólo tienes que ponerte en contacto con los astilleros Stagnol y estarán encantados de construirte un Seabird. Ah! Y un pequeño detalle: si no me informaron mal en su momento, hacer realidad tu deseo cuesta cerca de 80.000 euros.

En cuanto a las medidas, los 10 m. de eslora que dicen en la web son totales, contando el botalón. Esos son los metros que tendrás que pagar de amarre. En realidad el casco mide 8'20 m. de eslora máxima y 5'60 m. de eslora de flotación.

Tampoco hace falta ser un campeón olímpico para llevarlo, pero requiere un cierto espíritu deportivo y tener siempre a punto el traje de aguas.

Por si te interesa, en Palamós hay un suizo, llamado Nicolás Stoll, que también construye un modelo parecido a partir de un diseño de William Fife.

Bueno, al menos soñar es barato, ¿no?

Hasta pronto.

Anònim ha dit...

Amic Joan,
Soc el Xose Conde (el Gallec). M'ha encantat. Tu saps que jo he viscut molt a prop aquest somni de l'Andrés i per aixo penso que calía fer hi justicia per dirlo d'alguna manera. Feia molts anys que sabia ho que volía i al menys va a ser seu durant el temps que ho ha tingut. Llástima!!! la vida a vegadas es cruel.
Records y una abraçada

Joan Sol ha dit...

Hola, Xose, benvingut al bloc!

Efectivament, tu coneixes molt millor que jo les circumstàncies personals que van fer que aquest cas tingués un desenllaç desafortunat. Ha de ser molt dur perseguir un somni durant tant de temps i, quan per fi s'ha fet realitat, haver de renunciar-hi.

Una abraçada i records a la Carmen, també de part de la Marta.

Anònim ha dit...

Hola Joan!

Es un secreto, no se lo digas a nadie, no tengo 80.000 € y menos aún para un daysailer. Y eso sin entrar en el amarre, traer el barco de francia, papeles, seguros y, con un barco así, 200 litros de barniz cada año.

Pero aún así, para un diseño de Fife de hace dos siglos y con sólo 9 barcos más en el mundo creo que es un precio...normal. Qué posibilidad tiene una persona de pertenecer a un Fife? Cuántos barcos debe haber hoy en día navegando de este diseñdor?

Diego Riera, que ha empezado una hucha.

Joan Sol ha dit...

Hola, Diego.

Sí, yo también hay meses que no los gano 80.000 euros... :)

Posibilidades de “pertenecer a un Fife”? Bueno, yo diría que es más fácil llegar a pertenecer a un Fife que no que un Fife te pertenezca a ti. Una posibilidad es adherirte a la “Real fundación Hispania de barcos de época”, que tiene por objetivo “promocionar la restauración, conservación y divulgación del conocimiento de los barcos de época y la recuperación del patrimonio cultural marítimo”. Y entre esos barcos está, precisamente, el “Hispania”, que fue el yate de regatas del rey Alfonso XIII, y que es un diseño de William Fife. Si echas un vistazo a la web verás que hay diversas modalidades de adhesión de cara a sufragar los gastos de restauración del velero que cuesta un pastón. La modalidad más económica (150 euros) es la de “simpatizante”, aunque no sé si eso da derecho a mucho. Imagino que si te haces “benefactor” y aportas 30.100 euros, tienes un trato preferente a la hora de navegar en el barco. En cualquier caso, visita la web porque el “Hispania” debe ser uno de los Fife más bonitos que se conservan: http://www.fundacionhispania.org

Yo he visto de cerca el “Tuiga”, que es primo hermano del “Hispania”, y también es una hermosura de barco. De Fife en activo quedan muchos, aunque imagino que a precios prohibitivos, porque suelen ser barcos de cierto porte. Si te gusta este diseñador, regálate el libro del fotógrafo Franco Pace “William Fife. Master of the classic yacht” –imprescindible en la biblioteca de cualquier aficionado a los clásicos-, en el que aparecen fotografiados por dentro y por fuera diecinueve barcos del diseñador escocés.

Hay otro diseñador genial de la quinta de Fife, que sí hacía barcos de pequeñas esloras: Nat Herreshoff, el mago de Bristol (EUA). Tiene un modelo precioso, el “Buzzards Bay”, del cual se construye hoy en día una réplica moderna con el nombre de “Haven 12 1/2”. Incluso te lo puedes construir tu mismo comprando los planos en “Wooden Boat”. Por cierto, que en el último número de la revista vi el anuncio de la venta de un Haven de segunda mano por 12.000 dólares. Claro que meterlo en un container y traerlo hasta aquí desde Estados Unidos debe salir por un pico. En cualquier caso, el barquito vale la pena y yo estuve considerando la posibilidad de construir uno antes de comprar el “Corb Marí”. Aquí podrás ver el barquito de marras:
http://www.buzzardsbayboatshop.com/
http://www.havenbuilders.com/

Finalmente, hay otros diseñadores ingleses que no son tan conocidos como William Fife, pero que también hacían unos barcos muy bonitos y mucho más populares: Albert Strange, Harrison Butler, David Hillyard… Hoy en día quedan muchos barcos en activo de estos diseñadores i se pueden encontrar a precios relativamente asequibles. Sin ir más lejos, por algo menos de lo que cuesta la cuota de benefactor del “Hispania”, concretamente, 26.000 libras, puedes comprar un precioso velero del Dr. Harrison Butler, oftalmólogo de profesión y diseñador naval en sus ratos libres, construido para su uso personal en 1935. Hay que hacer los interiores, pero me ha parecido entender que entran en el precio. No es un Fife, pero es una pieza única y no me importaría nada tenerlo. Aquí tienes el anuncio con muchas fotos:
http://www.western-horizon.co.uk/boat_details.php?boat_id=79

Ves, ¡ya no necesitas una hucha tan grande como para comprar un “Seabird”!

Hasta pronto!

Anònim ha dit...

Hola Joan!

Antes de que esto parezca un consultorio sentimental me despido de este post diciendo que:

el hispania está descartado, si visitas la página http://www.diarioderegatas.es/ podrás seguir el malrollismo que hay entorno a la fundación.

Yo pude ver este verano el The Lady Anne, un Fife de 1912, simplemente espectacular.

Cada vez que hablas de un libro en tu blog acabo comprándomelo, ya estoy mirando en iberlibro que sale más barato.

Por último, compro de vez en cuando Wooden boat y he visto el Haven 12 1/2. Esta revista consigue ponerme los dientes realmente largos.

Joan, haznos un post de Fife!!!!!!

Diego, que promete no escribir más en este post.

Joan Sol ha dit...

Hola de nuevo, Diego.

Había oído que en la Fundación Hispania había un poco de mar de fondo y me lo acabas de confirmar. A ver como evoluciona la cosa, porque últimamente el mundo de las fundaciones anda algo revuelto…

Muy bonito también “The Lady Anne”, es un 15 M IRC como el “Tuiga” y el “Hispania”. Pero sólo lo he visto en fotos.

Yo soy más lector de “Classic Boat”; aunque si te gusta la construcción, creo que es mejor “Wooden Boat”. Pero no sabría decirte cual de las dos pone los dientes más largos.

En cuanto a lo de hacer un post sobre William Fife, no sé que decirte, porque toda mi experiencia con alguna de sus barcos se limita a lo que cuento en esta entrada con el “Drac”. Ahora mismo no sé que más puedo aportar sobre el tema y me limitaría a hacer un refrito de lo que ya se ha publicado sobre este diseñador. Bueno, no sé, ya veré si se me ocurre algo. De momento y para ir haciendo boca, date un garbeo por la web de Fairlie, que son los herederos del legado de Fife: http://www.fairlierestorations.com/index.html

Me apunto la idea de abrir un consultorio marítimo-sentimental. ¡Gracias!

Hasta pronto.

Nautijorge ha dit...

Ooohhh!!!!
Qué decir ante esta preciosidad!
A mí, que me pasa desapercibido, o que me son indiferentes, un Porche o un Ferrari, o más "ad hoc", un Ferreti...
Pero barcos como un Seabird o mismamente el Corb Marí me tocan en la línea de flotación.
Pues eso, Joan, que "m´enamorao" (suspiro ;-)
Gracias por presentarnos a esta belleza.
Apertas y abraçadas.
Jorge.

Joan Sol ha dit...

Cuidado, Jorge, porque hay amores que matan... o te dejan tocado y hundido. Y creo que eso también es aplicable a los barcos.

Me alegra mucho verte de nuevo por aquí.

Apertas!