15.5.09

Navegar amb seguretat

El 14 de juny de 1998, el navegant francès Éric Tabarly, un dels grans ídols del món de la vela, perdia la vida al mar en caure per la borda del seu estimat Pen Duick, durant una travessia pel mar d’Irlanda. Les circumstàncies de l’accident, explicades en aquest article, unides al fet que Tabarly no feia servir salvavides ni arnès, van tenir conseqüències fatals.



Confesso que la mort d’Éric Tabarly em va causar una certa decepció. No entenia com un navegant de la seva magnitud podia haver mort d’una manera tan estúpida i perfectament evitable. Buscant informació per Internet he trobat algunes frases atribuïdes a l’heroi de tantes gestes oceàniques. Una: “prefereixo mirar la mort cara a cara que estar lligar per un arnès”. Una altra, que va ser molt polèmica en el seu dia: “un home que cau a l’aigua no te lloc a bord d’un vaixell”. Qui li havia de dir!

Al llibre “Memorias de Alta Mar” (Editorial Juventud), escrit per ell mateix, Tabarly explica la seva postura en relació a aquests sistemes de seguretat elementals. Diu que qui cau al mar en aigües molt fredes està perdut perquè la supervivència és de pocs minuts. Y que el temps necessari per arriar les veles, posar en marxa el motor, virar i trobar aquell punt minúscul perdut enmig de les onades, fa que tota esperança de salvament sigui inútil.

Estos dramas del mar siempre resucitan la cuestión de los arneses. A bordo no impongo nada, ya que para exigir a los demás, hay que dar ejemplo. Por lo que a mí respecta, me niego a llevar arnés. Mi razonamiento es muy simple: prefiero desaparecer en muy pocos minutos, por muy desagradables que sean, antes que fastidiarme permanentemente la vida a bordo con cinturones.

Mis tripulantes están sumamente entrenados, saben mantenerse en cubierta con mal tiempo, están atentos y corren por lo tanto menos riesgos que otros. Finalmente, no prohíbo el uso de arnés en cubierta, y de hecho algunos no se privan de ponerse uno. Que quede claro que ese libre albedrío no se puede aplicar al crucerista medio. Con mal tiempo, el arnés es indispensable para ellos, y menos molesto ya que maniobran mucho más despacio que nosotros en regata.

Potser si Éric Tabarly hagués anat enganxat a una línia de vida en aquella nit fatídica, encara viuria. I la seva dona y la seva filla s’haurien estalviat un gran patiment. Admeto que tothom té dret a fer el que vulgui amb la seva vida. I jo mateix només em poso el salvavides amb arnés quan navego sol. Però penso que a partir d’ara m’hi miraré més, perquè la petita nosa de portar-lo no és res comparada amb el dolor i el patiment que pot evitar.

Tot això ve a tomb d’una campanya, per dir-ho així, que ha sorgit de manera espontània en el bloc Una mirada a la Ría de Vigo. La campanya té per objectiu difondre l’ús de l’armilla salvavides i de l’arnés durant la navegació, en qualsevol condició de mar i de vent. Per aquest motiu l’Amiga Atlántica ens demana que dissenyem un cartell amb un eslògan que serveixi per promoure l’ús d’aquest sistema de seguretat. Alguns hem triat com a eslògan el popular “Póntelo, pónselo”, manllevat d’aquella famosa campanya en favor de l’ús del preservatiu, llençada pel govern socialista el 1990, per evitar els embarassos juvenils. En aquest cas, el que t’has de posar és el salvavides y si és amb arnès, millor, perquè si caus a l’aigua sense estar unit al vaixell, feina rai.

Aquesta és la meva proposta de cartell. La idea és meva i el disseny és d’un amic grafista que prefereix mantenir-se en l’anonimat. Tot el mèrit és seu, perquè una idea, si no es posa en pràctica, no serveix de gran cosa. Els textos són en castellà perquè la campanya és d’àmbit peninsular; però és evident que poden anar en qualsevol llengua. Així, doncs: “Posa-te’l, posa-li... I enganxat!”.

12 comentaris:

Lino ha dit...

Ola Joan:
Muy bueno e interesante este post, por cierto, has visto la película que se estrenó este año sobre la vida de Tanarly? creo que es de producción francesa, como no podía ser de otro modo.
Hace unos años conocía a un aficionado al modelismo naval que realizó una réplica del Pen Duick, hice un reportaje para una revista del ramo, trabajo que nunca vió la luz, y este señor me comentaba que se decidió por ese barco al conocer la estrecha relación de Tabarly con el navío, ya que lo recuperó de una junquera, donde quedó abandonado luego de que le fuera retirado el plomo de lastre en tiempos de guerra y se mantuvo unido a el hasta el último día.
A todo esto, el cartel está chulo.

Comtessa d´Angeville ha dit...

Anava a preguntar-te el mateix que Lino, si havies vist la peli sobre la vida de Tabarly!!

¡Póntelo, pónselo! M'has recordat l'ensurt fa uns mesos a Eivissa quan una nit un company anà a pixar sense anar lligat i va caure a l'aigua... sort que el vam trobar enseguida, però quins tres minuts més llargs!!!

Fernando ha dit...

Bueno, pues cuando sepais de esa pelicula informais.
Por cierto Joan muy bueno el cartel.

Lino ha dit...

Comtess, Joan, Fernando:
aquí os dejo el trailer de la película, non entiendo casi nada de francés, pero creo que el estreno es el 11 de junio, pero no se de que año

http://www.youtube.com/watch?v=YkJjeIlpq0g

Amiga Atlántica ha dit...

Hola a todos,
Después de leer tu entrada, Joan, la idea que me ha quedado de Tabarly era que su propio orgullo, el creerse tan buen marino le llevó a la muerte, no? Creo que confiaba en exceso en él mismo y es bueno conocer las limitaciones propias para ser, cuando menos, precavido.
A lo mejor tendría que haber sido un poco menos egoista y en vez de pensar tanto en él haber pensado un poco más en los de su alrededor (familia y tripulación).
Creo que ahí está la clave, no en pensar en nuestra comodidad o ligereza al navegar (aunque los chalecos de hoy en día apenas molestan) sino en los que nos tendrían que rescatar en caso de caer al agua, de nuestras familias o de si a bordo hubiera alguien más que supiese llevar el barco en caso de que el patrón cayera al agua. Es un tema muy serio que merece la pena ser meditado y concienciarnos.
Como he dicho en el blog de Nautijorge, voy a andar muy liada en el Liceo de Bouzas con la Regata Aister de solitarios y a dos, así que hasta la semana que viene no podré darle forma a la idea que tengo madurando en la cabeza.
Abraçadas para todos

Joan Sol ha dit...

Hola, Lino!

Pues no, no he visto la película sobre Tabarly, que se estrenó el verano pasado. Sólo un fragmento en el blog de Almagrande "Navegar é preciso": http://almagrande-ria.blogspot.com/2009/05/tabarly.html

Efectivamente, a los 21 anys Tabarly se convirtió en armador del "Pen Duick", un diseño de William Fife de 1898, que había sido de su padre. El barco llevaba cinco años abandonado en el barro y estaba en un estado ruinoso, pero el dedicó todos sus esfuerzos y ahorros a devolverle la vida. Para ello hizo algo que no se había hecho nunca hasta entonces: un casco de fibra de vídrio utilizando como molde el viejo casco del "Pen Duick". A partir de ese nuevo casco se reconstruyó el resto del velero. Todo esto lo cuenta el mimo Tabarly en el libro autobiogràfico "Memorias de alta mar", cuya lectura te recomiendo.

Celebro que te guste el cartel.

Hasta pronto!

----------

Hola, Comtessa.

Doncs sí que es deuríen fer llargs aquells minuts, sí... Sort que el vostre company no anava sol, si no...

Cuidi's!

-----------

Hola, Fernando.

Además del blog "Navegar é preciso", aquí tienes la página oficial de la película de Tabarly donde podrás ver un trailer: http://www.tabarly-lefilm.com/

Gracias por lo del cartel.

Una abraçada.

Joan Sol ha dit...

Hola, Mar!

Si miras la película sobre Tabarly se te ponen los pelos de punta cuando lo ves moverse por cubierta, cargando velas en medio de un ventarrón de mil demonios, sin salvavidas, ni arnés, ni nada. Pero luego lo ves navegando con tripulación, también en condiciones duras, y no hay nadie que lleve arnés ni chaleco. Supongo que eran otros tiempos en los que todo el mundo navegaba "a pelo"; porque hoy en día los navegantes oceánicos suelen ir muy equipados, incluso con radiobalizas para localizar su posición en caso de caída al agua. La seguridad en el mar también ha evolucionado, como en otros campos: los coches, el mundo laboral, etc.

Dices una cosa que me parece muy acertada y que debería hacernos reflexionar a la hora de asumir determinados riesgos: y es el hecho de que por culpa de nuestra negligencia podemos poner en peligro otras vidas, las de la gente que navega con nosotros y las de los equipos de rescate. Si un patrón cae al agua, puede poner en peligro al barco y al resto de la tripulación, sobre todo si a bordo no hay nadie capaz de hacerse cargo del manejo de la embarcación. Por tanto, como tu dices, un patrón debe pensar en su propia seguridad porque de ella depende la de su tripulación. Y luego creo que hay que pensar en la família y en el sufrimiento que les puedes provocar. Vale, todos podemos tener un accidente en un momento dado, pero creo que hay que reducir el riesgo al máximo adoptando, como mínimo, las más elementales medidas de seguridad.

Ya nos contarás como ha ido la regata de solitarios.

Una abraçada per tu també!

nanitornan ha dit...

Hola Joan. No tenim el plaer de coneixer-nos personalment, però també sóc un apassionat de la vela i els relats i penso que tenim bastant en comú. Si vols donar un cop d'ull, et passo l'adreça del blog que vàrem fer l'any passat durant un viatge a Grècia (http://nanitornan.blogspot.com).

Uns amics francesos que vaig conèixer m'havien dit que el Tabarly estava malalt de càncer i que, voluntàriament, va decidir entregar-se al mar. Mai no he pogut confirmar-ho, però és una versió més "romàntica" de la història.

Respecte al cartell, proposo un format semblant al que tu ens mostres, però amb un rètol més passional: "¡Engánchate a la vida!" De fet, navegar és també com una droga, no?

Salut!

Joan Sol ha dit...

Hola, nanitornan, benvingut per aquestes aigües.

He passat una bona estona llegint unes quantes entrades del teu bloc, sobre el viatge que vau fer a Grècia. D'aquest país només conec Atenes i les illes de Corfú i Skiathos (hi vaig anar de viatge de noces). Ens hi vam trobar molt a gust i amb ganes de tornar-hi.

Sobre això que dius del Tabarly, jo també ho havia sentit. Podria ser; i, com tu dius, és una versió més "romàntica" de la seva desaparició. De tota manera, si realment va ser premeditat, no sé si va escollir el millor moment per fer-ho, perquè va deixar la tripulació en una situació força delicada. Deuria confiar que sense ell se'n sortirien.

M'agrada molt l'eslògan que ens proposes perquè té diverses lectures: "Enganxa't a la vida!", sí senyor!

Gràcies per la visita i a reveure.

Anònim ha dit...

Hola Joan ,acabo de veure un reportatge de la sortida de la Volvo Race Ocean des de Boston i els tripulants de Telefónica Azul i també els de Telefónica Negro feinegen per coberta sense arnés amb ones que reboten dins la banyera.
O estic mal fixat,i no els fan servir o són un mal exemple per al tema actual.
TONI.

Nautijorge ha dit...

Gracioso cartel, Joan!!!
Parece que poco a poco van saliendo ideas originales ;-)
Enhorabuena!!!

Por otro lado, parece que circula una leyenda urbana sobre Tabarly, según la cual le habían diagnosticado una enfermedad terminal, y dada su fuerte personalidad, y desde su punto de vista, qué mejor forma de desaparecer, incluso "romántica", fundirse con el mar en su última travesía a bordo del barco de sus amores, el Pen Duick I.
Qué ironía también, ser víctima de su propia creencia...
Apertas i abraÇadas.

Joan Sol ha dit...

Hola, Jorge!

Me alegra que te guste el cartel. De todas formas, me parece que la "campaña" ha quedado encallada. Amiga Atlántica era la promotora, pero me temo que últimamente anda muy liada y el tema ha entrado en vía muerta. A ver si entre todos lo volvemos a recuperar.

La que dices sobre Tabarly también lo comenta "nanitornan" unos comentarios más arriba. Como decisión personal me parece bien. Creo que cada uno es dueño de su propia vida. Sin embargo, si piensas lo que debió pasar la tripulación que iba con él y su familia...

Si me lo permites, quisiera preguntarte qué haces tú, como navegante esperimentado que eres, durante esas largas travesías que nos cuentas en tu blog: ¿usas siempre chaleco y línea de vida?

¡Hasta pronto!