17.6.09

Condemna per l’”Exon Valdez”

El grup Exxon Mobil, l’empresa petrolera més gran del món, haurà de pagar 710 milions d’euros en concepte de danys i perjudicis als pescadors, empresaris i nadius d’Alaska que van resultat afectats pel vessament del petroler de la companyia Exxon Valdez, l’any 1989. Si tenim en compte que per un jugador de futbol es poden arribar a pagar 90 milions d’euros, a l’Exxon Mobil, les indemnitzacions per una de les pitjors catàstrofes ecològiques que hi ha hagut mai, li han sortit tirades de preu. Llàstima que durant aquest vint anys de batalles judicials, 6.000 dels 32.000 demandants originals s’han mort i no podran gaudir d’aquesta “victòria”, si és que se’n pot dir així.

L’Exxon Valdez encallat al Blight Reef, el 26 de març de 1989. (Foto: E.R. Gundlach)

El Tribunal d’Apel•lacions número nou de San Francisco va confirmar ahir dimecres la sentència que va dictar la Cort Suprema l’any passat, condemnant la petrolera a pagar 507,5 milions de dòlars (365 milions d'euros) en concepte de danys punitius (En aquest enllaç trobareu una valoració detallada d’aquella sentència des del punt de vista jurídic). A més, el Tribunal ha imposat a Exxon Mobil el pagament d’interessos als demandants per un valor del 5,9 per cent de la quantitat concedida inicialment en un judici del 1996, que són 480 milions de dòlars més (345 milions d'euros). Aquell any, la Exxon Mobile va ser condemnada a pagar 5.000 milions de dòlars per danys i perjudicis als afectats per la catàstrofe ecològica, però aquesta quantitat es va anar reduint en successives apel•lacions judicials. L’equip d’advocats de la petrolera va aconseguir mantenir el cas als tribunals durant vint anys; i, mentrestant, els damnificats es van anar cansant i molts van morir.

L’Exxon Valdez escampant milions de litres de petroli. (Foto: E.R. Gundlach)

Recordem com van anar els fets, tot i que estan perfectament documentats. El 24 de març de 1989, poc temps després de la mitjanit, el petroler Exxon Valdez va picar contra l’escull de corall conegut com Bligh Reef, situat al Prince William Sound d’Alaska. L’accident es va produir per una maniobra incorrecta i negligent del vaixell, que navegava a les ordres del capità Joseph Hazelwood; una persona que havia tingut problemes seriosos amb l’alcohol, com consta en la sentència del Tribunal Suprem nord-americà. El cas és que la topada va provocar el vessament d’unes 42.000 tones de petroli cru, que van afectar 1.500 milles de les costes d’Alaska i una superfície de 25.900 quilòmetres quadrats, en uns paratges d’una gran riquesa natural. La vida marina va quedar devastada, morint milions d’animals, entre peixos, ocells i mamífers marins. L’any 1993 la indústria pesquera de la zona estava en crisi, i moltes famílies de pescadors que havien invertit en la compra de vaixells i llicències de pesca van quedar entrampades.


Mapa de la zona afectada pel vessament de l’Exxon Valdez.

Malgrat que la població, les autoritats i el sector industrial es van mobilitzar de seguida, no van aconseguir evitar un desastre ecològic sense precedents, les conseqüències del qual encara duren. Es calcula que les despeses de neteja van costar uns 2.500 milions de dòlars. La catàstrofe va originar un canvi en la legislació medio-ambiental que va desembocar en la Oil Polluction Act de 1990.

Altres casos

La sentència del cas Exxon Valdez cal relacionar-la amb una altra sentència considerada històrica: la del cas Erika, que va tenir lloc el 16 de gener de 2008, i de la qual ja en vaig parlar en el seu moment. En aquest cas, la companyia petrolera francesa Total va ser declarada culpable pel Tribunal Correccional de París d’una falta d’imprudència per la catàstrofe ecològica del petroler Erika i condemnada a pagar prop de 200 milions d’euros en indemnitzacions.

A Espanya, el nostre desastre ecològic marí ja fa també uns quants anys que dura i té un nom que es recordarà sempre: Prestige; el nom del petroler que es va enfonsar davant les costes gallegues el novembre de 2002, escampant 64.000 tones de fuel. La causa judicial per aquest sinistre que se segueix en el jutjat de Corcubión va fer un gir inesperat –o no!- el passat mes de març quan la jutgessa que porta el cas, la magistrada Carmen Veiras, va fer públic l'acte judicial en què retira la imputació al director general de la Marina Mercant per considerar que la decisió d’allunyar el vaixell de la costa va ser correcta, i manté la imputació del capità, el cap de màquines i el primer oficial, a qui fa responsables de l’accident. Tot plegat, el cas Prestige fa olor de socarrim des del primer moment; vaja, que no n’hi ha un pam de net. En aquest sentit, us recomano llegir l’anàlisi de l’acte judicial de la jutgessa Veiras que fan des del bloc Naucher, administrat per professionals de la Marina Mercant. Ja veurem com s’acaba tot plegat.

He deixat pel final un reportatge (en anglès) de la CBS News Online sobre les seqüeles de la catàstrofe de l’Exxon Valdez en la població local, vint anys després de l’accident.




5 comentaris:

Navegante ha dit...

Desgraciadamente en este caso, como en tantas ocasiones, no existe una proporcionalidad entre el daño causado y la indemnización establecida.

Por otro lado, condenar únicamente a la empresa con el pago de una cantidad es claramente insuficiente. Se podrían tomar otras medidas como: imposibilidad de volver a actuar en la zona afectada durante un tiempo, imposibilidad de contratar con la administración, gravar a la empresa con un canon dedicado a recuperar durante un tiempo la zona afectada, obligarles a invertir más cantidad de dinero en seguridad, a renovar la flota, etc.

Desde luego un castigo ejemplar, algo que hiciera replantearse muy mucho al resto de empresas las consecuencias de una catástrofe de es magnitude cuando la justicia haya considerado que existe negligencia.

Trataríamos de evitar lo que pasa con las publicaciones del corazón y la invasión de la intimidad de las personas. Luego las indemnizaciones son tan ridículas que compensa vulnerar la ley y vender más ejemplares, creciendo un sentimiento de impunidad que retroalimenta el problema.

Evidentemente accidentes siempre habrá, sin embargo otra cosa distinta es cuando éstos se producen como consecuencia de negligencia, falta de seguridad, fallos en la maquinaria... En estos casos, las sanciones, no sólo económicas, deben ser ejemplares.

nanitornan ha dit...

Hola Navegante!

Estoy de acuerdo en todo lo que dices. Sin embargo, creo que la solución DEFINITIVA a medio/largo plazo pasa por replantearnos TODOS el sistema de consumo en el que vivimos. Solamente el consumidor final tiene el poder y la fuerza necesarios para poner fin a estos desmadres. El ejemplo que pones referente a la prensa rosa y la intimidad de las personas es más claro y asequible para lo que yo propongo: si no se consumieran este tipo de contenidos el problema quedaría "cortado" de raíz. Lo mismo sirve para el fútbol, las carreras, los atascos, el pescado y todo lo demás. Un consumo responsable-moderado dejaría "sin armas" a toda esta pandilla de granujas. Ya ha llegado el momento de replantearnos nuestras prioridades y recuperar la cordura después de unos (pocos) años de "fiesta loca" y "todo vale". Volviendo al tema principal, pienso que también las multas e indemnizaciones desorbitadas forman parte de la locura de cifras bajo las que estamos atrapados, es la otra cara de la misma moneda, los mismos patrones de comportamiento. Tu último párrafo me viene al pelo: accidentes siempre habrá mientras andemos con malabarismos desmesurados, equilibrios en la cuerda floja con la VIDA en una mano y la CODICIA en la otra.

Náufrago ha dit...

Aunque comparto las consideraciones ya hechas aquí por Navegante y nanitornan, difiero de este último en que creo que aunque sea verdad que en nuestras manos esté parte del cambio necesario, la cuestión principal es si estamos o no dispuestos a realizarlo.

¿Estamos verdaderamente dispuestos a rebajar nuestro nivel de vida?, ese por el que tanto han y hemos luchado. No debemos olvidarnos que el estado del bienestar, nos guste o no, está íntimamente unido al consumo.

Vamos a coger menos el coche, a quitar la lavadora o no comprar un lavaplatos, comparermos menos productos contaminantes, prescindiremos del aire acondicionado, adquiriremos sólo lo necesario, reciclaremos todo lo que podamos, visitaremos únicamente tiendas de comercio justo y sólo comeremos productos ecológicos, evitaremos llenar nuestra casa de productos eléctricos y electrónicos,nos desprenderemos de segundos coches, segundas casas...

Tal vez cada uno de nosotros tendría que hacerse esta pregunta: ¿realmente estamos dispuestos a hacer todo esto?

nanitornan ha dit...

Hola náufrago! Parece que tendrías problemas para escoger qué llevarte a tu isla! ja, ja! (Es broma). Entiendo a qué te refieres pero creo que el éxito de lo que hablamos se basa precisamente en relajarse y dejar de lado las posturas extremas. En pocas palabras, del mismo modo que no hace falta renunciar a todo, tampoco es necesario querer tenerlo todo. En manos de cada uno y de sus principios está reconocer el problema y crear una lista sincera de prioridades. Es cierto que las generaciones precedentes han "luchado mucho" para llegar a este estado de "bienestar", pero ha llegado el momento de informarse y reflexionar un poco. Entonces verían que esta opulencia en la que vivimos ha generado una fractura social y ecológica a nivel mundial sin precedentes en la historia y que el legado para "los que vendrán" dista mucho del "bienestar". Dejemos ya de "luchar" (suficientes guerras hay en este momento) y transitemos de forma pacífica hacia el estado del "bienser".

Joan Sol ha dit...

Navegante, nanitornan, Náufrago:

Muchísimas gracias a los tres por vuestros comentarios, que introducen un tema de actualidad y de enorme interés: la relación entre progreso, consumo y bienestar. Hace unos meses, cuando la crisis económica nos alcanzó de lleno, un dirigente político dijo una cosa que me indignó: que para salir de la crisis había que consumir. Es decir, se incita a la gente a consumir por encima de sus posibilidades con hipotecas y créditos; con esos productos financieros hay unos cuantos desaprensivos que se hacen de oro, y luego, cuando todo se va al traste, y mucha gente lo pierde todo, la respuesta no es poner freno a los desmanes de esos buitres que hundieron el sistema desde dentro y pedirles responsabilidades, sino pedirle al ciudadano que no deje de consumir para que la economía no se hunda. Somos como burros amarrados a la noria de un sistema económico que nos tiene atrapados dando vueltas y más vueltas siguiendo la zanahoria del consumo. ¿Y a eso le llaman nivel de vida? Pues qué quieres que te diga… Creo que nivel de vida es una cosa y calidad de vida otra muy distinta, aunque a veces tienden a confundirse. Creo que empecé a tener calidad de vida el día que decidí desprenderme de algunas de esas cosas que se consideran indicativos de un buen nivel de vida. Ahora mi vida es mía y no de los bancos. Vivo de acuerdo con mis posibilidades y procuro disfrutar al máximo de lo que tengo, que no es poco. Por eso, cuando Náufrago se pregunta si estamos dispuestos a rebajar nuestro nivel de vida, mi respuesta es sí; porque he comprendido que mi calidad de vida i, en última instancia, mi felicidad y la de los míos no tiene nada que ver con tener una casa más grande, cambiar el coche cada tres años o comprar los últimos juguetes electrónicos. Por otra parte, todo parece indicar que si seguimos con este ritmo de consumo desaforado, en un plazo relativamente corto de tiempo acabaremos agotando los recursos naturales de este planeta. O sea que, o empezamos a tomar medidas ahora, o lo vamos a pasar muy mal. Yo soy optimista por naturaleza y creo que cada vez hay más gente en este mundo que es consciente del problema. Creo que se puede vivir de otra manera y vivir muy bien. Sin duda hará que desacelerar y renunciar a cosas; pero creo que lo esencial de esta vida no está en los bienes que uno posee. Habrá que aprender a ahorrar, a conservar, a reaprovechar y a compartir. Por eso me fastidia la política del “pan para hoy y hambre para mañana”; es decir, la actitud de esos depredadores que practican el expolio de bienes y recursos que nos pertenecen a todos, en beneficio propio. Me gusta la idea de “nanitornan” del “bienser”. Creo que para lograr el auténtico bienestar es imprescindible alcanzar el “bienser”. Confío en que lo logremos.

Gracias, repito, a los tres. Vuestros comentarios son un lujo para este blog.

¡Un abrazo!